“Es muy importante que las chicas tengan modelos y referentes femeninos en el ámbito tecnológico. Por ejemplo, la WiFi fue inventada por una mujer. La usamos a diario, pero nadie sabe su nombre”, Núria Salán.”

El Día Internacional de las Niñas en las TIC, que se celebra el cuarto jueves del mes de abril, tiene como objetivo alentar las vocaciones tecnológicas en las niñas y jóvenes y motivar para que participen en carreras relacionadas con la ingeniería y la informática. Y es que, como revela el informe PISA, a pesar de que las niñas tienen mayores expectativas para sus carreras que los niños menos del 5% escogen carreras relacionadas con estas temáticas tecnológicas en los países de la OCDE.

De izquierda a derecha: Rocío Miranda de Larra, directora de Responsabilidad Social y Sostenibilidad de Orange, Blanca Villamía, Elena Ciruelos, Rocío Sanz, Susana Ruiz-Berrocal y Lola Samblás.

De izquierda a derecha: Rocío Miranda de Larra, directora de Responsabilidad Social y Sostenibilidad de Orange, Blanca Villamía, Elena Ciruelos, Rocío Sanz, Susana Ruiz-Berrocal y Lola Samblás.

En España, según datos del Ministerio de Educación, las mujeres solo representan un 25,9% de los matriculados en grados de Ingeniería y Arquitectura, aunque constituyen un 54,4% de los universitarios en España. Como resultado, en España sólo el 18% de los empleos tecnológicos están ocupados por mujeres.

En Orange hemos celebrado este Día Internacional con una charla entre empleadas de la compañía, con formación, precisamente en Telecomunicaciones e Informática, y alumnos de 4º ESO del colegio Valle del Miro, Valdemoro (Madrid).

Blanca, Elena, Lola, Rocío y Susana, ingenieras de Orange, han compartido con los chicos y chicas su experiencia, tanto formativa como en su carrera profesional, y han animado a los jóvenes a luchar contra esta brecha digital.

“Elegí una ingeniería porque lo mío eran las ciencias, los números y las cosas lógicas, me gustaban y además tenía la suerte de que se me daban bien”, Susana Ruiz-Berrocal.

“Estudié Teleco cuando las chicas empezábamos a formar parte de un paisaje predominantemente masculino, donde había un dicho que decía que si aprobabas “sistemas de Teleco ya eras un hombre”, cuando creo que todavía no existía la palabra “Ingeniera” en el título oficial… a pesar de ello, nunca me sentí discriminada por ser mujer”, Lola Samblás.

“Tener una trayectoria más técnica ayuda bastante. Tienes una buena capacidad de análisis, buscas soluciones, etc.”, Elena Ciruelos.

“De pequeña quería ser vendedora de chucherías, me parecía fascinante. Luego descubrí que lo que realmente me interesaba era entender cómo algunas cosas eran posibles: el teléfono, la televisión, ¿cómo podíamos hablar con alguien que estaba a kilómetros de distancia? Creo en la tecnología al servicio de las personas”, Blanca Villamía.

“Siempre he sido una soñadora y he amado los retos. Tal vez por eso orienté mi carrera a la ingeniería”, Rocío Sáenz.

IMG_8207La charla contó, además, con la presencia de Núria Salán, II Premio Mujer y Tecnología Fundación Orange, quien incidió en que “es muy importante que las chicas tengan modelos y referentes femeninos en el ámbito tecnológico. Necesitamos que haya visibilidad de lo que han hecho las mujeres a lo largo de la historia y de lo que están haciendo y harán. Por ejemplo, la WiFi fue inventada por una mujer. La usamos a diario, pero nadie sabe su nombre. El GPS es otro caso. Sin embargo, a Hedy Lamarr se la conoce como actriz. La cuestión es que las chicas, por la razón que sea, no se sienten útiles en el ámbito tecnológico. Por eso prefieren irse a la Medicina o a otras titulaciones también percibidas como difíciles pero donde aprecian claramente su valor respecto de la sociedad, su contribución inmediata. Y la ingeniería no lo perciben como inmediato. Cuando se lo explicas, te dicen “ah, yo quiero hacer eso”.